Elementos del tributo respecto del impuesto sobre la renta y complementarios 

Hecho generador

 

Hace referencia a la situación de hecho, que es indicadora de una capacidad contributiva, y que la ley establece de manera abstracta como situación susceptible de generar la obligación tributaria, de suerte que, si se realiza concretamente ese presupuesto fáctico, entonces nace al mundo jurídico la correspondiente obligación fiscal[1] 

El hecho generador del impuesto sobre la renta es la obtención, en el año o período gravable, de ingresos (ordinarios o extraordinarios) susceptibles de producir incremento neto del patrimonio al momento de su percepción, esto es, de producir enriquecimiento 


[1] Corte Constitucional, Sentencia C-987 de 1999 MP. Alejandro Martínez Caballero.

Sujeto activo

Es aquel que tiene la facultad de administrar y percibir tributos, en otras palabras, el que tiene el poder de fiscal; es decir quien detenta la competencia de gestión, inspección, fiscalización y recaudo.

El sujeto activo es la Nación, a través del Ministerio de Hacienda y Crédito Público y más concretamente por la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales - DIAN. 

Sujeto pasivo

La Corte Constitucional ha distinguido los sujetos pasivos “de iure” de los sujetos pasivos “de facto”. 

A los primeros corresponde formalmente pagar el impuesto, mientras que los segundos son quienes en últimas deben soportar las consecuencias económicas del gravamen. 

En los tributos directos, como el impuesto a la renta, en general ambos sujetos coinciden, pero en cambio, en los impuestos indirectos (…) el sujeto pasivo de iure no soporta económicamente la contribución, pues traslada su costo al consumidor final[1].

Los sujetos pasivos corresponden a las personas naturales nacionales o extranjeras, quienes deben cumplir con las obligaciones formales (declarar) y soportar las consecuencias económicas del impuesto (obligación sustancial).


[1] Corte Constitucional, Sentencia C-412 de 1996 MP. Alejandro Martínez Caballero.

Base Gravable

Se define como “la magnitud o la medición del hecho gravado, a la cual se le aplica la correspondiente tarifa, para de esta manera liquidar el monto de la obligación tributaria[1]


En términos generales, es el resultado que deriva de aplicar las reglas previstas por el legislador para “depurar” el ingreso objeto de gravamen[2]


[1] Ídem[2] Corte Constitucional, Sentencia C-305 de 2022

Tarifa

Es la magnitud o monto que se aplica a la base gravable y en virtud de la cual se determina el valor final en dinero que debe pagar el contribuyente[1].

Será la prevista en el Capítulo IX del Estatuto Tributario dependiendo del sujeto pasivo[2].


[1] Corte Constitucional, Sentencia C-537 de 1995[2] Ibidem